Los cuentos de José Luis González me impresionan muchísimo. Yo había leído “La noche que volvimos a ser gente” que narra un apagón en la ciudad de Nueva York y como unos vecinos prácticamente desconocidos suben al techo y bajo el cielo estrellado (como no se dejaba ver en mucho tiempo al estar opacado por las luces de la ciudad)  van conociéndose. Este cuento me había gustado mucho, pero ahora que leí un poco mas de su obra lo admiro aun más.  Este escritor, que si bien es nacido en República Dominicana y muere en México se consideraba puertorriqueño. José Luis González fue un gran escritor y  refleja la problemática social caribeña del siglo XX en sus cuentos.  Escribió historias que le llegan a uno al alma ya que sus personajes se sienten reales, humanos y nos hablan desde el conflicto histórico que todos sabemos que sucedió.

“En el fondo del charco hay un negrito” es un cuento conmovedor que retrata la pobreza extrema. El campesino empujado a la ciudad, del que se conmueven hasta los otros pobres. Melodía, el pequeño niño inocente que adivinamos ahogado en busca de su reflejo. La trama está creada para que sintamos la miseria y también la alegría del padre al traer un poco de comida al final de una jornada agotadora de trabajo para estremecernos al adivinar lo que sucederá al llegar este a casa.

“Una caja de plomo que no se podía abrir” es igualmente un cuento emotivo y patetico. El dolor de la madre al perder a su hijo en la batalla de Corea que no tiene ni el consuelo de verlo por última vez ya que este llega como cadáver luego de muchos meses de desaparecido en una caja sellada de plomo. El narrador recuerda todo el incidente al recibir una carta donde tiene órdenes de presentarse a la armada. Este cuento es una denuncia de cómo estos jóvenes pobres y poco instruidos son usados en la guerra, retratando además el sufrimiento intenso que se provoca en los familiares de forma real y cruda.

“La carta” es un cuento corto pero de tanto contenido que refleja de una manera muy original a través de una carta el sufrimiento de los que emigran en busca de futuro y como engañan a la familia para tranquilizarlas. La forma de escribir la carta con graves errores ortográficos nos pone de cara con el personaje conociendo, entendiéndolo y formando una empatía con él.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *