Mi árbol genealógico estaba desnudo. No tenía padre ni madre, no tenía historia, no tenía tíos ni primos. Sin las ramas, mi árbol no podría dar frutos, mis hojas no caerían en el otoño para renovarse con cada primavera. Sólo era un tronco solitario. —Cuento “Juan de Dios”

Adquiérelo en:

 

Categories: obra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *