Cuando pienso en poesía recuerdo a Andrés Eloy Blanco el poeta venezolano y su poesía “Píntame Angelitos negros”. Poesía que me llegó al alma desde que era una niña. He aquí un pedacito de esta sublime obra:

Se me murió mi negrito;
Dios lo tendrá dispuesto;
ya lo tendrá colocao
como angelito del Cielo.

—Desengáñese, comadre,
que no hay angelitos negros.
Pintor de santos de alcoba,
pintor sin tierra en el pecho,
que cuando pintas tus santos
no te acuerdas de tu pueblo,
que cuando pintas tus Vírgenes
pintas angelitos bellos,
pero nunca te acordaste
de pintar un ángel negro.

Pintor nacido en mi tierra,
con el pincel extranjero,
pintor que sigues el rumbo
de tantos pintores viejos,
aunque la Virgen sea blanca,
píntame angelitos negros.

No puedo dejar de compartirles con emoción otro pedacito también de Andrés Eloy Blanco “Los hijos Infinitos”

Cuando se tiene un hijo,

se tiene al hijo de la casa y al de la calle entera,

se tiene al que cabalga en el cuadril de la mendiga

y al del coche que empuja la institutriz inglesa

y al niño gringo que carga la criolla

y al niño blanco que carga la negra

y al niño indio que carga la india

y al niño negro que carga la tierra.

Cuando se tiene un hijo, se tienen tantos niños

que la calle se llena

y la plaza y el puente

y el mercado y la iglesia

y es nuestro cualquier niño cuando cruza la calle

y el coche lo atropella

y cuando se asoma al balcón

y cuando se arrima a la alberca;

y cuando un niño grita, no sabemos

si lo nuestro es el grito o es el niño,

y si le sangran y se queja,

por el momento no sabríamos

si el ¡ay! es suyo o si la sangre es nuestra.

Estos versos me estremecen el alma.  La poesía es de los géneros literarios el más puro, el que se desborda del ser, el más sublime.

Según los antiguos griegos, El término “poiesis” significaba «hacer», y se refería a todo trabajo artesanal. Porque escribir poesía conlleva una inspiración, por supuesto, pero trabajada y embellecida con rima, con lirismo y con arte para que despierte los sentidos y ablande el corazón.

He querido traer a colación a este poeta venezolano pues les contaré sobre otra poeta venezolana: Patricia Schaefer Röder.

Aunque Patricia nació en Venezuela, es una ciudadana del mundo. De orígen alemán y con el corazón boricua, por residir en la isla de Puerto Rico que la acogió y la reclama como suya, Patricia ha sido una incansable trabajadora en el mundo de las letras. Son muy conocidos sus trabajos de traducción, sus relatos cortos, sus antologías y ensayos. Pero hoy quiero destacar su trabajo con la poesía.

Acaba de celebrarse (septiembre del 2018) en  San Juan, Puerto Rico, la 4ta.edición de “Di lo que quieres decir”, el concurso donde se reconocen a las mejores poesías minimalistas del mundo llamadas Siglemas 575.  Esta propuesta creada por Patricia Schaefer, consiste en construir versos con un juego semántico ingenioso. El siglema es una nueva forma poética adoptada internacionalmente por amantes de la poesía.

En el 2014 Patricia publicó un poemario minimalista de su autoría y desde el 2015 se ha dado a la tarea de recoger en una antología anual los mejores siglemas 575.  Esta nueva propuesta reta al poeta a escribir con una métrica breve junto con la rima libre y respetando la libertad creadora. Debe escribirse en base a las letras de la palabra o palabras que definen su tema y constituyen su título. Este queda representado en mayúsculas como una especie de acrónimo. Cada estrofa posee tres versos. La métrica s de 5-7-5 con rima libre. En un siglema hay tantas estrofas como letras posea el título.

Para muestra un botón.  He aquí un bellísimo siglema escrito por Patricia:

SIGLEMA 

Soy un poema

que respira palabras

en cien mil voces.

 

Imagen viva

se mueve entre líneas

y me levanta.

 

Grandes conceptos

crecen en mis estrofas

limpias, sencillas.

 

Luz de las letras

desdóblame en el papel

ve por el viento.

 

Espárcete en mí

minúsculo núcleo

potente idea.

 

Me invitas a ir

al final del gran mundo

y descubrirlo.

 

Adentro y fuera

soy pequeño e inmenso

en mil respuestas.

 

Felicitamos a Patricia Schaefer por sus innovaciones que dan herramientas a la expresión y abren nuevas avenidas al mundo lirico.

Y como dijo Ángel Crespo en Aforismos, Huerga y Fierro, 1996.

La poesía es tan corta que no deja tiempo para la prisa; tan larga, que sobra tiempo para la calma.

O como dijo Gustavo Adolfo Bécquer:

“¿Qué es poesía?, dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul. ¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas? Poesía… eres tú.”

Poesía es expresión que puede ser la tuya, la mía y la de Patricia, que con su creatividad abre posibilidades para el encuentro.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *